Leads

3 temores sobre la bici y cómo combatirlos | Fernando Bermúdez Ramos

Fernando Bermúdez Ramos

El ciclista Fernando Bermúdez Ramos ha mencionado anteriormente lo que conlleva el uso de la bicicleta como medio de transporte y tener que compartir espacios viales que son inhóspitos para el ciclismo en una caótica ciudad que privilegia a los automíviles, como lo son la mayoría de las ciudades, que puede intimidar al más valiente.

Expertos en el comportamiento humano, afirman que la seguridad es uno de los aspectos más necesarios en nuestra vida, ya que nos protege de carencias y peligros externos que pueden llegar a afectar nuestra calidad de vida e incluso nuestra salud. Desafortunadamente, hay muchos eventos que pueden hacer tambalear nuestra confianza y derrumbar nuestra seguridad al andar en bicicleta.

Fernando Bermúdez Ramos presenta 3 de los principales temores que te impiden disfrutar de la bicicleta como medio de transporte y cómo combatirlos

1. Miedo a autobuses de transporte público o de cualquier tipo

«Debido a que circulan sin ninguna restricción por todas partes, y que no tiene ningún respeto por la vida, así como el total desconocimiento del concepto de educación vial, éstos, nos ven como un estorbo al meterse y salirse de nuestro carril con el pretexto de recoger pasaje, y esta práctica, es uno de los temores mejor justificados que tenemos los ciclistas en muchas de las ciudades», asegura Fernando Bermúdez Ramos.

¿Cómo lidiar con ellos?

Conduce tu bici de manera firme y segura –si en tu ciudad las leyes de tránsito amparan que utilices el carril de extrema derecha en su totalidad, no dudes en hacerlo-, no permitas que te arrinconen hacia la banqueta o demasiado cerca de los autos estacionados. Esta posición dentro del carril se le conoce como “posición primaria”y esta ubicación tiene sus ventajas: en primer lugar, te hace más visible al operador de la unidad, y en segundo lugar, ayudará a desalentar al chofer a rebasarte pasando muy de cerca, provocándote una posible caída.

Si por alguna razón tienes que circular en paralelo al autobús, procura pedalear dentro del ángulo de visión del retrovisor (si puedes ver la cara del chofer en el espejo retrovisor, es el ángulo correcto).

En medida de lo posible, será mejor que te alejes de ellos en cuanto puedas.

2. Temor a pedalear por donde no hay ciclovía

Cuando por fin te has decidido a pedalear por la ciudad, las ciclovías son ideales para adquirir pericia y seguridad al conducir la bici por la calle, pero sólo por el tiempo necesario.

Las ciclovías pueden dar una falsa sensación de seguridad porque en muchos países, han sido pésimamente mal planeadas y aún peor construidas. Un buen ciclista urbano sabe conducirse por donde sea necesario.

¿Cómo lidiar con ello?

Es mejor desde un principio aprender a compartir el espacio con los automovilistas, pero si los automovilistas no respetan, reflexiona… ¿Qué tan difícil te puede ser, poner todos tus sentidos cuando vas en la bici a tu destino y, sólo por un momento, intentas ser respetuoso de las leyes de tránsito, demuestras cultura vial y eres empático con otros usuarios de la vía?

«Yo creo que, no te costará mucho trabajo, y el hacerlo, te brindará mucho mayor seguridad que andar en una ciclovía. Puedes buscar una ruta segura. Hazte el tiempo para trazar tu ruta buscando vías alternas, calles apacibles y calles aledañas en barrios más tranquilos, ofrecen buenas posibilidades para circular con seguridad», dice Fernando Bermúdez Ramos.

3. Miedo a ser atropellado

Con las terroríficas historias al respecto y los últimos acontecimientos relacionados con la muerte de ciclistas al ser atropellados; es normal que tu sentido común te dicte que no es seguro circular por la ciudad en bicicleta.

¿Cómo lidiar con ello?

Si te conduces haciendo uso del sentido común, no haces movimientos inesperados como hacer rebases intempestivos, ni cometes imprudencias, y sin importar qué; acatas todas las leyes de tránsito, te haces visible en todo momento, señalas tus movimientos y pones toda la prudencia de la que eres capaz para no poner en riesgo tu integridad física; ayudarás a las estadísticas a que jueguen a tu favor y, evitarás ser atropellado.

Debes recordar que el ciclismo urbano es transporte y no carreras. Se amable y predica con el ejemplo, no puedes esperar que no te atropellen si vas peleando con cuanto automovilista te vas topando en tu camino.

Circula a una velocidad prudente y, en la noche, siempre hazte visible con reflejantes, luces y ropa clara.

No te fíes de los movimientos de los automotores, siempre procura adelantar sus movimientos y espera lo peor de ellos. Ten en cuenta que, aunque puedas tener la razón, ante un incidente con un automóvil, la bicicleta lleva siempre las de perder.

Señaliza tus vueltas y paradas con el brazo, y mantente alerta en todo momento.

Esperamos que los consejos de Fernando Bermúdez Ramos te sirvan para perder el temor y poder sentirte bien con tu bici y tu entorno.

 

Podría gustarte esto

Leer Más