Entretenimiento

Javier Vidal recuerda su pasado familiar para hablar del «paradís»

«Esto es el Cuba Libre», explica Libertario, a quien llaman Tario. Toma la botella de ron y le sirve un trago a su hermana Rocío; su cuñado Jaume, y a la que será su esposa, Rusé, todos recién llegados de España. Es 1955 y él ya tiene unos cuantos años en el país y se siente venezolanísimo, en esta obra de Vidal.

Que tirar, coger y culo no tienen el significado de antes, que es baño y no váter, que son papas y no patatas, así prosigue su introducción a este nuevo mundo de clima cálido, grandes autopistas y edificaciones porque aquí «son unas bestias construyendo». Es la Venezuela moderna en desarrollo.

“Aquí manda un dictador, aunque no se nota”, dice. Pero no le prestan mucha atención. Comparada con su España natal, arrasada por la dictadura franquista, han llegado a su Paradís, como se dice en catalán, al paraíso en castellano.

Son cuatro migrantes españoles con aspiraciones de una vida mejor y para ellos Venezuela es el lugar en el que la encontrarán, porque «es un país en construcción, hasta la libertad hay que terminarla de hacer», dice Tario.

Así comienza esta historia, que se estrena en el Teatro Trasnocho, este jueves, a las 6:00 pm, y que estará en cartelera hasta la primera semana de julio y que luego pasará a la plataforma web.

Inspirada en su historia familiar, el dramaturgo y director Javier Vidal con sus hijos, Jan y Jossete Vidal-Restifo, la actriz Claudia Rojas, el actor Vicente Peña y el apoyo de su esposa la actriz Julie Restifo en la producción concibió este drama que dialoga con los 5,6 millones de venezolanos que han huido del país por la crisis económica, social y política.

A inicios de 2020 estaba trabajando en un guion y llegó la pandemia, entonces siguió escribiendo. Habló con su mamá, la «iaia Rocío», que estaba en España: «Voy a comenzar a escribir sobre esto, sobre los migrantes». Poco después falleció por una neumonía, no asociada a covid-19. “Escribí con dolor y con el corazón más que con otro órgano”, señala el director.

En abril de ese año le puso punto final y en junio la envió al III Concurso de Dramaturgia Trasnocho, apenas abrieron las postulaciones. En septiembre un panel conformado por Ana Melo, Héctor Manrique, Pilar Arteaga, Eva Ivanyi y Solveig Hoogesteijn le otorgó a Vidal la Mención Honorífica por ser un relato «que evidencia la cercanía del autor hacia un tema de actualidad innegable: la migración».

Pero ese año, el primero de la pandemia, los teatros estuvieron cerrados para los espectadores. Algunos directores y actrices se lanzaron a las plataformas digitales y ellos no fueron la excepción.

Contribuyeron a la oferta de obras grabadas que fue programando Trasnocho Cultural desde que lanzó su plataforma en mayo de 2020, una de ellas La señora Imber, protagonizada por Julie Restifo y luego agregaron Si esto es un hombre, de Javier Vidal. También retomaron la obra de 2011 Diógenes y las camisas voladoras, también de Vidal y en la que participa su hijo, Jan.

En octubre estuvo en Los navegaos, un montaje en homenaje al 90 aniversario de Isaac Chocron y que se ofrece de forma gratuita. Un mes después dirigió Arturo es el hombre, un monólogo sobre Arturo Uslar Pietri, disponible en el portal de Water People Theater.

Podría gustarte esto

Leer Más